El Ministerio de Justicia y Seguridad Pública (MJSP), a través de la Dirección General de Centros Penales (DGCP), celebraron el segundo aniversario de implementación del Modelo de Gestión Penitenciaria, Yo Cambio, en el que se han integrado 16,465 internos e internas de 13 centros penales del país.

La primera penitenciaría donde se instauró como programa, fue en el Centro Penal de Apanteos. La inauguración se llevó a cabo el 16 de diciembre del año 2011. Desde esa fecha, los internos participan en actividades de aprendizaje y enseñanza bajo la filosofía: “El que sabe le enseña al que no sabe”.

El director general de centros penales, Rodil Hernández, aseguró que debido al éxito del Modelo Yo Cambio este ha trascendido en otros países. “Me llena de total orgullo decirles que no solamente este modelo se ha reproducido en nuestro país, sino que también otros sistemas penitenciarios del área centroamericana están siguiendo el éxito de nuestro modelo”.

Por instrucciones del Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, desde el 04 de diciembre del 2014, el Programa Yo Cambio se convirtió en el Modelo de Gestión Penitenciaria, Yo Cambio, con el objetivo de favorecer la rehabilitación y reinserción de la población privada de libertad, además de ejercer control y evitar el ocio carcelario.

Los programas en los que participan los internos son seis: salud, educación, arte y cultura, trabajo penitenciario, deporte y religión, los que han generado en la población penitenciaria un gran cambio en su conducta y en su perspectiva de vida.


“La implementación del modelo requiere todo un cambio de paradigma, no solamente se trata del desarrollo de programas dentro del sistema penitenciario, implica todo un cambio en la concepción de lo que es administrar un sistema penitenciario”, afirmó el ministro de justicia y seguridad pública, Mauricio Ramírez Landaverde.


Durante la celebración, todos los sectores del recinto prepararon stands donde le explicaron a las autoridades e invitados lo aprendido durante sus programas de rehabilitación y reinserción.

“Cuando entré a la cárcel no podía leer, hoy le doy gracias a Dios porque el programa a mí me ha funcionado en gran manera, porque puedo leer y escribir, no solo eso, puedo hacer muchas cosas también. Hoy tengo un propósito en mi vida, cuando Dios me dé la oportunidad de salir de este lugar quiero ser licenciado”, expresó el interno Neri P.

Una de las metas plasmadas en el Plan Quinquenal de Desarrollo 2014-2019 es llevar el Yo Cambio a todos los centros penales que aún no han entrado en esta dinámica, ya que es un modelo para toda la población privada de libertad del país. “Estamos implementándolo ya en 13 centros penitenciarios, incluyendo el Penal de Chalatenango donde este es el primer penal de pandillas en que se implementa”, dijo Ramírez Landaverde.

Las autoridades agradecieron a los cooperantes, entre ellos, el gobierno de los Estados Unidos, la Unión Europea, la República de China Taiwán y a todas las organizaciones que bajo el auspicio de estos organismos desarrollan programas psicosociales y de rehabilitación en cada uno de los centros penitenciarios.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

Sembrando semillas de libertad