El cabecilla jugaba en la PlayStation en su guarida de una exclusiva colonia de S. Tecla

El cabecilla jugaba en la PlayStation en su guarida de una exclusiva colonia de S. Tecla

- enSeguridad
369
0

Redacción Radar (21/7/18) La consola de videojuegos aún estaba encendida la noche del jueves anterior.

Víctor Manuel Linares Pineda se entretenía con uno de los juegos de su estación PlayStation cuando una patrulla élite y un equipo de investigadores de la Policía irrumpieron en una vivienda de la urbanización Santa Teresa, una selecta colonia del municipio de Santa Tecla, La Libertad, cercana a un concurrido centro comercial, viéndose obligado a saltar, con mucha agilidad, el tapial de la casa y –momentáneamente- escapar.

La máquina de juegos no era la única distracción con la que Linares Pineda (38) alias Cuete pasaba el tiempo sin desarrollar alguna actividad laboral.

Importante cabecilla de la MS, corredor de programa, prófugo de la operación Jaque (julio 2016) y Cuscatlán (febrero 2018), multihomicida y feminicida, entre otros, de integrantes de su misma clica, la Sancoco que delinque en la ciudad de Sonsonate, y uno de los 100 criminales más buscados por las autoridades del país, este criminal era un aficionado del ejercicio del cuerpo.

Había instalado un gimnasio personal en uno de los espacios de la casa y almacenaba una regular cantidad de suplementos deportivos dietéticos.

Cada habitación de la residencia contaba, entre otros, con una pantalla de televisión y un armario repleto de ropa de marcas exclusivas además de calzado, preferentemente, de hombre. Tenía, asimismo, una colección de 19 relojes de alta gama. En la cochera, una camioneta de modelo reciente.

En medio del lujo, no obstante, la Policía descubrió en una de las salas de la edificación una especie de altar donde el Cuete realizaba “ofrendas”, junto con una cantidad de puros, incienso y abundantes libros sobre magia, religión y esoterismo.

En la refrigeradora Linares Pineda disponía de una regular cantidad de frutas y verduras frescas, y botellas de cervezas de reconocidas marcas. De la comida se encargaba un escolta quien durante el día acudía varias veces al centro comercial a comprarle diversos platillos.

Así, desapercibido para los vecinos, sin armas, con documentos de identificación falsificados, teniendo como única compañía la del sujeto que lo cuidaba y la visita ocasional de una joven mujer se mantuvo el cabecilla hasta que una patrulla de la Sección Táctica Operativa (STO) e investigadores de la Delegación La Libertad Centro Sur lo atraparon la noche del jueves pasado.

Hace dos años, a finales de julio de 2016, la División Antinarcóticos (DAN) de la Policía y fiscales propinaron un fuerte golpe a las, principalmente, finanzas y logística de la MS durante una operación denominada Jaque, mediante la cual se hicieron efectivas 77 órdenes administrativas de captura de más de un centenar emitidas por narcotráfico, tráfico de armas, homicidio y extorsión entre otros.

En esa ocasión a la pandilla se le incautaron $42,000, un total de 250 vehículos, 34 cuentas bancarias y 18 inmuebles que fueron posteriormente sometidos a un proceso de extinción de dominio.

Al final la operación representó en favor del Estado $2.4 millones.

El Cuete logró escapar en esa ocasión pues era una de las principales aprehensiones a realizar. Lo mismo ocurrió con este cabecilla en una de las posteriores operaciones de envergadura que la División Élite contra Crimen Organizado (DECO) y la Fiscalía desarrollaron en febrero de 2018 denominada Cuscatlán.

Entre otros delitos, al Cuete se le buscaba por el homicidio agravado de Manuel Eduardo Pineda Santamaría (a) Fénix y el de Herbert Williams Meléndez Barrientos (a) Tiburón, dos de sus compinches de la Sancoco, ocurridos a raíz de disputas internas dentro de la agrupación criminal; y por otro delito similar en contra de Williams Stanley Ramírez Rosales.

Cuando la noche del jueves pasado Linares Pineda escuchó que los equipos irrumpían en su casa, saltó el tapial de la vivienda y cayó en el patio de una casa vecina. Ahí saltó de nuevo un muro. Hizo lo mismo en varias casas hasta caer frente donde ya lo esperaba la otra parte de la patrulla élite junto con los investigadores.

Así concluía la fuga que por más de 2 años mantuvo el cabecilla hasta que fue sorprendido por la policía, jugando con su consola en una guarida de lujo.

En las próximas horas será enviado a un centro penitenciario.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El pandillero “criteriado” de la Fiscalía estuvo “encaletado” en el motel donde lo encontró la STO

Redacción Radar (13/10/18) El Chino permaneció unas 72