El soplo los condujo al hospital Zacamil donde convalecía el atacante de la Bernal, San Salvador

El soplo los condujo al hospital Zacamil donde convalecía el atacante de la Bernal, San Salvador

- enSeguridad
1830
0

Redacción Radar (28/2/18) Los sujetos armados se bajaron del auto robado, un Kia Picanto, y comenzaron a disparar.

Desde el grupo atacado respondieron al fuego, lo que dio lugar a un breve intercambio de disparos.

Tras unos minutos, sobre la Avenida Bernal, de San Salvador, quedaban tirados los cuerpos de 4 hombres, uno de ellos fallecido. Mientras que los atacantes, entre ellos –como se supo posteriormente- uno herido, cabecilla prófugo, abordaron el automóvil en el que llegaron y huyeron apresurados.

La disputa del mercado de la droga entre pandillas dejaba su estela de sangre ese mediodía de domingo 25 de febrero, cobrándose, al menos, 5 víctimas.

A los pocos minutos, la Policía de la Subdelegación de San Ramón, dio con el Kia Picanto que los atacantes dejaron abandonado a unos tres kilómetros del punto del tiroteo, en la colonia José Simeón Cañas, del municipio de Mejicanos, en la zona conocida como la Súper Manzana.

Ese domingo las autoridades rastrearon el área, y al día siguiente, ahí mismo, montaron un Operativo de Intervención Rápida (OIR). No encontraron nada.

Sin embargo, como toda investigación que demanda constancia y diligencia, repitieron el OIR el martes y entonces se llevaron, tras el rastreo, una importante pista sobre el paradero del atacante herido.

El soplo los condujo, apoyados por una patrulla de la Unidad Táctica Especializada Policial (UTEP) o fuerza Jaguares, hasta el Hospital Nacional General “Dr. Juan José Fernández”, más conocido como Hospital Zacamil.

Ahí, sobre una de las camillas de una de las salas del centro de salud yacía convaleciente Gerson Eduardo Díaz Méndez (a) Chino de los Próceres, cabecilla y gatillero de la pandilla 18R, quien fue reconocido como uno de los agresores que huyeron en el auto robado tras el ataque del domingo 25.

Pero faltaba más. Contra Díaz Méndez pesaba una orden emitida por un juzgado especializado de San Salvador, acusado por el delito de agrupaciones terroristas agravadas. Este delito que se distingue del de agrupaciones terroristas, está dirigido solo a cabecillas. Tras escuchar la lectura de la orden por parte de las autoridades, el paciente quedó bajo custodia policial, a la espera de un nuevo proceso que lo enfrentará con la ley por los delitos de homicidio y lesiones.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

“De vos depende hijuep. que te pase algo” advertía ladrón madrugador en C. Delgado

Redacción Radar (23/6/18) El pandillero asaltaba entre las