Las pandillas, un fenómeno social

Las pandillas, un fenómeno social

- enArtículos
344
0

Cada vez más, el fenómeno de las pandillas se ha convertido en una fuente de preocupación para diversos gobiernos a lo largo del mundo, debido a que estos grupos se apropian de territorios recurriendo a la violencia, rivalizando con otras agrupaciones locales y llevando a cabo un portafolio diverso de acciones delictivas.

Particularmente en Centroamérica, en el denominado “Triángulo del Norte”, las principales pandillas (Mara Salvatrucha y Barrio 18) se han convertido en grupos muy violentos.

Las pandillas, que emergen como una opción de identidad alternativa, es resultado de un sin número de tensiones, contradicciones y ansiedades de la juventud.

Estas agrupaciones ilegales establecen un nuevo estatus relacional, con imaginarios que no se adecuan a la escala de valores hegemónicos, pues dada la exclusión social que enfrentan sus miembros, ésta se alza como un referente emocional y afectivo distinto, el cual se asemeja al de una familia (particularmente para aquellos jóvenes que provienen de familias caracterizadas por el maltrato, las necesidades económicas y la disfuncionalidad).

Revisando la problemática, en algunos países centroamericanos y del Caribe, es claro que en El Salvador la tregua entre pandillas hizo que los homicidios disminuyeran significativamente.

En Honduras, la violencia entre pandillas hizo que en el año 2015 la Organización de Naciones Unidas (ONU), lo calificara como el país más violeto del mundo.

En el Caribe, en particular en el caso de Republica Dominicana, es claro el crecimiento y la sofisticación de las pandillas.

Los anteriores ejemplos ilustran la complejidad del fenómeno y pretenden alarmar sobre sus efectos perversos, pues se trata de una problemática que requiere mucho más que un par de planes para la atención y la protección de la juventud.

Se requiere combatir los factores de riesgo y emprender programas de rehabilitación y reinserción, en los que se articulen esfuerzos de los gobiernos y de sus instituciones, vinculando además activamente a la sociedad civil, para llegar así a la formulación y ejecución de una política balanceada de castigo y prevención.

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

PNC debilita peligrosas estructuras de pandillas

En los últimos días la Policía Nacional Civil