Marginación, desigualdad, migración y pandillas

Marginación, desigualdad, migración y pandillas

- enArtículos
199
0

En El Salvador históricamente han existido comunidades y barrios con altos índices de pobreza como consecuencia de diferentes factores políticos económicos, sociales, culturales, entre otros.

En los años ochenta en medio de un país convulsionado a las puertas de la guerra civil y con el deseo de un pueblo por cambios profundos ante las grandes desigualdades sociales se producen diferentes fenómenos, entre ellos la migración de grandes masas que buscaron refugio y nuevas oportunidades de vida.

Las políticas anti inmigrantes de países del Norte dieron lugar al retorno de salvadoreños a sus lugares de origen, muchos de ellos pertenecientes a estructuras de pandillas, trayendo consigo una forma de vida violenta y criminal.

Su presencia en los lugares de origen se limitó a su relación de identidad, de su forma de vestir, comunicarse y actuar; esto resulto ser un fenómeno social que comenzó a crecer por la admiración de niños y jóvenes que, sin ninguna orientación, educación, el abandono familiar y la marginación encontraron refugio y sentido de pertenencia a grupos de pandillas.

La violencia se instalado en estas estructuras, casas, pasajes y calles resultaron adecuadas y convenientes para el crecimiento de estos grupos criminales.

Con el recorrer de los años y las malas políticas públicas de los años Dos mil (manos duras), dieron como resultado el fortalecimiento y consolidación de estos grupos pandilleriles cada día más violentos, naciendo verdaderos santuarios del crimen en diferentes partes del país.

En los últimos años, el combate a la pobreza ha sido una prioridad de la política pública de nuestro país, existe una notable mejoría en materia de desarrollo social, sin embargo, falta mucho camino por recorrer, sobre todo porque existen poderes facticos que se oponen al desarrollo del país.

En este sentido, es necesario privilegiar políticas estratégicas de educación, salud, seguridad, basadas en la prevención y combate a la pobreza.

En el caso de las políticas de seguridad, no deben recaer exclusivamente en la Policía Nacional Civil y la Fuerza Armada, deben involucrarse sectores productivos de la sociedad como iglesias, alcaldías, ONG’ s, empresa privada, etc.

Por eso es importante que las medidas que se tomen en materia de educación, salud, seguridad, sean apegadas a la realidad y causen impacto positivo en la sociedad, de esa manera se estaría combatiendo la marginación, la desigualdad, la migración y el crecimiento de grupos de pandillas.

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

Condenan a alcalde de Arena por conducir ebrio y portar una subametralladora

Joel Ernesto Ramírez Acosta, conocido por el alias